LUNES Y JUEVES LAS ENTREVISTAS DE HEIDY

lunes, 12 de mayo de 2014

LA CARA AMIGA DE "CARMEN ALICIA ARÉVALO"


En “La cara amiga de nuestros invitados” presento en esta oportunidad a una destacada periodista quien es la autora de “Aquí vivo yo”, novela que fue avalada por el Ministerio de Educación para que sea utilizada en primaria, básicos y diversificado, pues se cataloga como un libro de superación y éxito.Carmen Alicia Arévalo y Arévalo es la profesional invitada en esta ocasión y accedió a conversar con nosotros en este espacio donde se puede decir lo que se quiere y lo que en otros medios no se puede.

Nuestra entrevistada de hoy es una de esas personas con quienes compartimos estudios en la Escuela de Ciencias de la Comunicación y realmente me agrada que volvamos a encontrarnos gracias a la tecnología y a Facebook.

Hace tantos años éramos muy jóvenes ¿Cómo recuerdas nuestros años de Universidad cuando jugábamos básquet?
Hola Heidy, muchas gracias por la entrevista. Para responder a tu pregunta, esa época fue muy especial, ya que estaba enfrentando el cambio de vivir en un pueblo y venir a la ciudad capital. Ya tenía un año de estar por acá, pero era nueva en la Escuela de Ciencias de la Comunicación; no obstante, a pesar de eso y a que soy bien chaparra me aceptaron en el equipo, pero tengo que decir que fue gracias a la pareja que hacíamos con una mi paisana que también estudió periodismo porque ella es alta y era muy buena recuperando el balón, como recordarás yo corría rapidísimo y tenía buen enceste, por lo mismo siempre estaba adelante esperando el pase de mi amiga o de otra compañera. Inolvidables esos encuentros en las canchas de Los Arcos…

Lindos recuerdos que te llevan a esos años maravillosos de una etapa de nuestras vidas.  Y para entrar de lleno en la entrevista, cuéntanos ¿cómo recuerdas el lugar donde naciste, cómo fue tu entorno familiar?
No miento al decirte que mi historia es particular, tanto que me motivó a escribir una novela donde comparto muchas de mis experiencia de cuando fui niña y adolescente, puede decirte que nací y crecí en una casita de dos ambientes (que por cierto es la portada de mi libro) junto a mis seis hermanos y mis padres, en condiciones por demás precarias, pero muy felices. ¿Puedes imaginar las penas que pasaba mi madrecita al estirar los dos quetzales que le daba mi papá para que comprara todo lo necesario en la plaza de los sábados y todavía tenía que dejar para pagar los trastos que le fiaban en una tienda y para llevar el nixtamal al molino? Eso sí, jamás nos faltó alimento, por muy tortillas embarradas con manteca y tostadas en el comal o limpiando la cáscara de un aguacate que repartía entre todos, nunca nos acostamos con hambre. También tengo muy presente que por más esfuerzos que mi viejito hiciera no alcanzaba para enviarnos a la escuela ni para otras cosas y eso lo hacía emborracharse muy seguido acrecentando las deudas con las señoras que, sin ningún escrúpulo, le cobraban hasta lo que no se tomaba. Pero así, entre esas y otras cosas siempre fuimos y seguimos siendo muy unidos.

¿Cómo describirías a tu querido Chiché?

Mi querido pueblo Chiché siempre ha sido mi inspiración, obviamente la historia de mi novela se desarrolla allá solo que durante los años 70 y 80. Me llena de mucho orgullo haber nacido en un lugar de gente humilde, luchadora, emprendedora y de gran corazón, realmente maravillosa. Siempre digo que soy masheña de corazón debido a que el nombre completo del municipio donde dejé el ombligo es Santo Tomás Chiché. Mi pueblo se ubica a 172 kilómetros de la ciudad capital y a 11 de la cabecera departamental, la mejor época para visitarlo es durante su feria patronal que se realiza del 21 al 30 de diciembre. Podrán apreciar el colorido de sus procesiones, los convites y los bailes tradicionales.

¿Te gustaba estudiar?
¿Dónde realizaste tus estudios de primaria y secundaria?
Moría por estudiar, cuando tenía 6 años rogué a mis padres para que me inscribieran en la escuela del pueblo, pero no me recibieron, así que me fui con una vecina hasta la escuela de un caserío que queda como a kilómetro y medio del pueblo y ahí cursé los dos primeros años de primaria. Luego demolieron la escuelita y tuvieron que aceptarme en la escuela urbana donde conocí a mi mentor (el profesor Tomás Villalta Rodríguez) y recibí mi diploma de 6º. A partir de ahí tuve que esperar dos años porque no había instituto básico en Chiché. Pero igual, cuando lo inauguraron, no me aceptaron porque era pagado. Por lo tanto, mi maestro de primaria y otro que también darían clases en el instituto, no cobraron para que, a cambio, me dejaran estudiar. Este pasaje de mi vida está descrito en el capítulo “Una beca inusual” de mi novela.

¿A qué te gustaba jugar de pequeña? O ¿ya sentías inclinación por el periodismo?
Desde muy pequeña me gustó el deporte, mi ilusión era ser maestra de educación física, pero la opción que tuve fue estudiar magisterio para primaria urbana, pues también me dieron una bolsa de estudios para cursar los tres años necesarios en el instituto Normal Mixto “Juan de León” en Santa Cruz del Quiché. Educación física había solo acá en la capital y como comprenderás para mí era imposible. Es decir que de pequeña lo único que tenía de periodista era mi gran curiosidad por todo.

¿Por qué decides estudiar periodismo?
Esta es otra parte de la historia, cuando me vine de mi pueblo, con mi cartón de maestra bajo el brazo creí que pronto encontraría trabajo, no fue así, pasé medio año tocando puertas y nadie me contrató. Luego, por el conflicto armado interno tuvieron que venirse mis papás y mis hermanos pequeños, por lo que la prioridad era sobrevivir y en ningún momento pensé en seguir estudiando, hasta que quien era mi jefe en el segundo trabajo que tuve, me hizo la pregunta del millón, ¿por qué no estás en la universidad? Le conté la situación y él me indicó algo que desconocía… que en la universidad también daban becas. Así que cuando fui y vi el pensum, lo que más me llamó la atención de lo que impartían por la tarde fue periodismo, porque no podía dejar de trabajar.

¿Cómo fue tu desempeño en la Escuela de Ciencias de la Comunicación?
En el inicio muchos me preguntaban que por qué había elegido periodismo viniendo de donde venía y no dejaron de tener razón, ya que los dos primeros años fueron muy complicados debido a que secuestraron a uno de mis primos, que también estudiaba periodismo, a otro de los compañeros del grupo y a dos amigos de ellos. El cuerpo de mi compañero apareció con múltiples torturas. Mientras que de los amigos y de mi primo hasta hoy no se sabe nada. No obstante, para no perder mi beca tenía que rendir y a Dios gracias logré cerrar la carrera gozando de esa ayuda económica. En cuanto a mi desempeño puedo decir que los docentes me alentaron mucho al decirme constantemente que tenía madera para el periodismo, pero lo que más valoraron fue mi forma de redactar y mi buena ortografía.

¿Qué significado tiene para ti el año de 1998?
Como periodista sentía la necesidad de desempeñarme en un medio de comunicación y se me dio la oportunidad en Siglo Veintiuno, luego de eso consideré que era el momento de realizar mi sueño de tener mi propia empresa y comencé con un escritorio, una librera y una computadora en la sala de mi casa. Luego de comprar y leer el ejemplar de una revista que llamó mi atención en el supermercado me di cuenta de que tenía muchos errores (ortográficos, semánticos y gramaticales), la subrayé y la envié a la dirección que aparecía en el directorio. Unos días después, cuando todavía estaba en el diario, comenzaron a mandarme sus textos que a la par de las tesis que corregía me permitieron independizarme y formar lo que hoy es Editorial ARCASAVI.

¿Cuántas revistas has dirigido y editado?
Después de todos estos años calculo que han pasado por mis ojos un promedio de 150 revistas de diferente temática, en AgriCultura comencé en la edición 3 y se publicaron 72. En Bancafé dirigí cuatro años y medio la revista interna que se publicaba cada dos meses. De “Somos Guatemala”, que es mi inspiración, se envió un pedacito nuestro a los chapines ausentes, como decía el eslogan, durante dos años y un mes, es decir que fueron 25 ediciones. Además he coordinado otras revistas de diferentes empresas, así como la revista programa que se distribuye durante la feria patronal de mi pueblo.

¿Hay algunos temas específicos que te guste tratar?
Como dije en el inicio amo mucho a mi pueblo y por ende a Guatemala, por lo que le di vida a la revista “Somos Guatemala” donde publiqué todo lo relacionado con un municipio cada mes, pues mi lucha constante es hacer ver que Guatemala no es solo Tikal, Antigua Guatemala, Panajachel, Chichicastenango y Río Dulce, si no por el contrario hay mucho, pero mucho que resaltar en nuestro bello país. Aparte de ello, después de hacer mis tanes en la literatura me ha gustado la forma en que llega el mensaje y aunque al principio la idea fue solo compartir mi historia, ahora sé que esa historia está motivando a la juventud que la lee por lo que seguiré tocando puertas para que mis letras lleguen a más lectores.


¿Eres una mujer que ha destacado en el campo del periodismo y precisamente por tu trabajo te seleccionaron para realizar un viaje a Jerusalén, Israel, cuéntanos al respecto?
Sí, precisamente cuando ya era la editora de la revista AgriCultura, porque en el inicio solo trabajé la corrección de estilo, llegó a la empresa una invitación en la que pedían que enviáramos la papelería de quienes llenaran ciertos requisitos y el Gerente me dijo que la única que los llenaba era yo, así que envié mis documentos sin saber que entre varios participantes sería la primera, a ese evento fuimos dos periodistas chapines. Tengo que resaltar que fue una experiencia muy gratificante porque al intercambiar materiales con los otros colegas latinoamericanos, portugueses y estadounidenses que estuvieron en el congreso, mis revistas fueron reconocidas como muy buenas debido a lo que se publicaba en ellas. También recuerdo que le llevé las primeras ediciones de Somos Guatemala al embajador de Guatemala en Israel y al año siguiente que tuve la oportunidad de saludarlo de nuevo, aquí en Guatemala, me comentó que le habían servido mucho para dar a conocer a nuestro país.

¿Has recibido varios reconocimientos, puedes mencionarnos algunos?
En 2009 me entregaron el premio “Dejando huella” que varias instituciones y la Municipalidad de Chiché otorgan a los vecinos que han destacado en su quehacer cotidiano y enaltecen el nombre del lugar. En diciembre de 2010 me condecoraron con la Orden del Ajau, otorgada por Gobernación Departamental de Quiché, por mi aporte hacia la literatura del departamento y en septiembre de 2012 recibí un reconocimiento de parte de la escuela Parroquial de Chiché, Quiché donde se lee: “Por su inclaudicable amor a esta tierra chichelense, su larga y excelente trayectoria en el desarrollo de nuestro pueblo, dejando una aureola de luz para señalar el camino ejemplar a los demás, su huella sin límites perdurará en el futuro”.

“Aquí vivo yo” una novela que te ha traído grandes satisfacciones ¿cuál es el tema?
Como te comenté con anterioridad, “Aquí vivo yo” es mi historia convertida en novela, aunque tengo que aclarar que solo encierra los años que viví en mi pueblo, pues finaliza el día que mis padres tuvieron que abandonar el lugar y llegaron a la ciudad capital. El tema es que gracias a mi convicción de salir adelante fui derribando obstáculos hasta que logré lo que quería, obtener un título a nivel medio.

¿Qué proyectos tienes para este 2014?
Gracias a la aceptación que ha tenido la novela, ya estoy trabajando en la segunda edición porque quedan pocos ejemplares y tengo compromiso con varios colegios. Asimismo, trabajo en el segundo libro debido a que, quienes leen el primero, quieren conocer más acerca de mi historia. A la par de este, escribo un tercero donde seguiré compartiendo cómo he logrado alcanzar mis metas.

Pero en la vida no todo es trabajo ¿Qué te gusta hacer cuando estás fuera del ambiente laboral?
Ufff, me gusta realizar muchas actividades, por ejemplo me fascina la fotografía y por ende viajar, me encanta cocinar, hacer manualidades y disfruto mucho compartiendo con mi familia y con mis amistades.

Roberto Carlos, Sandro, Raphael o Camilo Sesto, ¿cuál de estos cantantes te gusta y por qué?
La verdad me gusta la música de todos porque aparte de que envían un gran mensaje, cuando los escucho me ubico en Chiché, sentada, con la radio a la par, en la escalera que pusimos en una ventana, que se formó al caerse la pared que daba a la calle, durante el terremoto de 1976.

¿Tu familia te apoya y se involucra en tu trabajo?
Sí me apoyan, pero en mi familia somos un caso, aunque todos tenemos diferentes profesiones y nuestros objetivos son muy distintos (mi esposo es Geólogo, mi hija mayor Bióloga y la pequeña Veterinaria) a todos nos gusta redactar y cuando pueden me echan la mano, más mi hija mayor.

¿Si tuvieras que escribir una novela con un tema que coadyuve a mejorar nuestro país, cuál escogerías y por qué?
Gracias por preguntar, pero considero que ya empecé con “Aquí vivo yo”, pues la idea es hacer llegar el mensaje de que mientras tengamos objetivos y creamos firmemente en ellos los vamos a alcanzar, digo empecé porque mis otros libros van sobre esa misma línea... Si yo lo he logrado, quien quiera puede hacerlo.

Como maestra ¿Qué opinas de la formación de los estudiantes en la actualidad?
Tristemente tengo que decir que es muy deficiente, más en el área rural donde hay lugares a donde los maestros llegan tres días a la semana, el aprendizaje requiere constancia y así no se logra. Igual tengo que manifestar que espero encontrar el apoyo necesario para que más niños y jóvenes tengan oportunidad de leer mi historia, pues quienes la han leído manifiestan que les inspira a ser mejores y a luchar porque sus sueños se conviertan en realidad. Es decir que voy a seguir luchando porque mi aporte llegue a más personas.

Puedes compartirnos un mensaje para “Los invitados de Heidy”:
A quienes hayan leído hasta acá, realmente les agradezco y les digo que cuando queremos algo, tenemos que quererlo con alma y corazón y poner todo nuestro empeño para conseguirlo, “paso a paso se caminan grandes distancias…”


En esta entrevista hemos conocido la historia de Carmen Alicia Arévalo y Arévalo, Periodista Profesional y Licenciada en Ciencias de la Comunicación quien nos abrió su corazón para compartirnos su importante trayectoria.

Les invitamos a darle me gusta a nuestras Fan Page

"Gala de la Canción Guatemalteca" y "Los invitados de Heidy"



Entrevista realizada por Heidy Sandoval Ruiz

Vida y obra de Wolfgang Amadeus Mosart

Vida y obra de Wolfgang Amadeus Mosart

Historia de los terremotos 1917-1918

Historia de los terremotos 1917-1918

Actividades en agosto Museo Popol Vuh

Actividades en agosto Museo Popol Vuh

Mirando el horizonte

Arturo Xicay

Fabian Brindis

"Un anuncio de ayer...es un recuerdo de hoy"

"Un anuncio de ayer...es un recuerdo de hoy"
Les invitamos para que se unan a nuestro grupo

Himno Nacional de Guatemala

Guatemala hace 25 años

Guatemala una ciudad de altura

Quetzaltenango

Las entrevistas de Heidy

Luigi Lanuza presenta-"La calle donde tu vives" de Héctor Gaitán

Heidy coleccionista de cerditos

Guatemala Ciudad moderna

Ciudad de Guatemala

Malacates Trébol Shop

Visita Guatemala

Guatemala

Ciudad de Guatemala-Capital Iberoamericana de la Cultura 2015

Renacer de los Nawales

Destino Guatemala

Tema "Entrevistas de Heidy"

Guatemala y sus artistas

Los invitados de Heidy







Barriletes gigantes